Ultraproductividad: trabajar menos para hacer más

Escrito por: Sodexo Chile

Trabajar más horas no significa ser más productivo. ¿Cómo encontrar el balance entre productividad, sin sobrecargar a los trabajadores?

A veces, los jefes suelen confundir tiempo en la oficina, o tiempo frente al computador, con productividad. Pero la verdad es que aquellos colaboradores que trabajan más no necesariamente están haciendo más. De hecho, muchos jefes solo notan a las personas más visibles, por lo que asumen que esos son los empleados más productivos. Según Scott Sonenshein, profesor de comportamiento organizacional en la Escuela de Negocios para Graduados Jones de la Universidad Rice en Houston, Texas, "a medida que cambiamos a una economía del conocimiento, es mucho más difícil medir realmente la producción". 

Entonces, las jefaturas tienden a pensar que los trabajadores están produciendo mientras están en sus escritorios.

Sin embargo, exigir demasiado del colaborador tendrá como consecuencia una baja de productividad porque el trabajador se siente presionado. Es mejor darles tiempo de vacaciones, un horario razonable, con tiempo adecuado para recargar energías.

Cuando se trata de maximizar el desempeño, demandar más y más se hace menos efectivo con el tiempo. Esto ocurre porque los trabajadores pueden estar sacrificando horas de sueño y tiempo personal para dedicárselas a ese tiempo extra de trabajo. Además, los colaboradores cansados son más propensos a enfermarse o cometer errores. Tienen más dificultad comunicándose y entendiendo a sus jefes y colegas. Y, al final, en vez de tener trabajadores más productivos, podemos tener un problema para la empresa.

Actualmente, con la implementación del teletrabajo debido a la pandemia por el coronavirus, algunas jefaturas tienen la impresión de que sus empleados están siendo más productivos. Lo que en realidad ocurre, es que los trabajadores están trabajando demasiado, sin posibilidad de desconectarse de la oficina. 

Y cuando nuestro cerebro se ve atrapado en la multitarea, en vez de aumentar la productividad, dividimos nuestro enfoque y hacemos que completar cada una de nuestras tareas sea difícil y agotador.

Protege a tus colaboradores

Algunos trabajadores tienen el hábito de llevarse el peso del equipo. A esos colaboradores se les percibe como más responsables y productivos. Como resultado, son a ellos que se les suele cargar con las tareas más urgentes o importantes, y difícilmente se niegan a realizarlas, en parte por miedo a perder oportunidades de ascender en la empresa. Estos colaboradores están en gran riesgo de caer en el llamado burnout. Evidentemente, este es un trabajador dedicado, pero no debe sobrecargarse de trabajo, ni siquiera voluntariamente, porque tarde o temprano se va a ver afectado.

Al evaluar la carga de trabajo de sus trabajadores más productivos, las jefaturas pueden hacer que la moral y la productividad permanezcan altas. Además de hacer un balance de la carga de trabajo de estos colaboradores, los líderes deberían considerar subir sueldos, hacer promociones y reconocerlos públicamente a través de beneficios laborales.

Cómo balancear la productividad y el descanso

Lograr un equilibrio entre maximizar la productividad y dar a los empleados espacio para recargarse es una tarea importante para toda área de recursos humanos. Los empleadores deben alentar a sus colaboradores a dejar el trabajo en la oficina —aunque ésta sea virtual—, almorzar sin trabajar y tomar sus vacaciones para recargar energías.

Además, al identificar a los que trabajan duro y a los que superan el rendimiento, los gerentes pueden garantizar que las cargas de trabajo se distribuyan de manera justa y que las expectativas sigan siendo razonables. Al hacerlo, es probable que se gane o reafirme la confianza de sus empleados. Los mejores empleados no se saltan el sueño y pasan todo el día en la oficina. Lo están dando todo durante el día y se van a casa cuando termina la jornada laboral.

En conclusión, la ultraproductividad no es sinónimo de trabajar más horas. Las jefaturas deben poner atención a la carga laboral de sus colaboradores para tener un balance y evitar que los más dedicados se lleven todo el peso del equipo. Deben estimular a que sus trabajadores tengan tiempo para recargar energías y enfocarse en una tarea a la vez.  Además, se pueden considerar beneficios y reconocimientos para los trabajadores más productivos y así incentivar a aquellos que pasan más tiempo frente al computador, pero tienen un desempeño menor.

Comentarios